lunes, 24 de septiembre de 2018

Bundt cake de queso en crock pot

Buenos días!!! Hoy os traigo por fin esta receta que tenía guardada para enseñaros, pero con el calor que hizo pues no me apetecía subirla prefería enseñaros otras cositas. Ya sabéis que me compré la crock pot hace unos meses pero poco pude trastear con ella debido a la carga de trabajo que tenía. En estos meses he probado a hacer diferentes recetas y entre ellas algo que quería probar era a cocinar bizcochos y tartas de queso en ella. Tartas de queso todavía no encontré la que me gustara cómo me quedaba pero lo que os traigo hoy... maaaaadre mía! Con esto no necesito cheesecakes en mi vida! Este dulce tiene las ventajas de un bizcocho pero con el sabor y la cremosidad de una tarta de queso en cada bocado. El chocolate no es imprescindible pero el da un punto delicioso y os recomiendo probarlo. Lo mejor es que se hace en un periquete la masa y luego es dejarlo a su aire en la crock pot, sin miedo a que se queme o le pase algo. Te pones a trabajar y te olvidas... y a las horas te encuentras con esta maravilla :D


Cómo hacer un bizcocho de queso en crok pot


Ingredientes (un molde pequeño de bundt):

-200gr queso crema light
-50gr aceite de coco
-2 huevos
-200gr azúcar o 25gr stevia en granos
-100gr harina de trigo
-1/2 cucharadita de levadura
-1/4 cucharadita de sal
-1 cucharadita de aroma de vainilla
-Chips de chocolate al gusto

Preparación:

Ponemos a calentar la crock pot en alta.

Engrasamos nuestro molde de bundt cake y lo cubrimos con una fina capa de harina. Reservamos.

En un bol batimos los huevos con la stevia (en mi caso, o azúcar si decides hacerlo así). Cuando estén bien mezclados añadimos el aceite de coco derretido, batimos de nuevo.

Es el momento de añadir la levadura, la vainilla y la sal, batimos otra vez y entonces añadimos el queso y batimos hasta que se mezcle por completo.

Por último añadimos la harina de trigo y removemos bien hasta que quede una masa homogénea. Añadimos los chips de chocolate y mezclamos ligeramente para que se repartan por toda la masa.

Echamos la masa en el molde y lo introducimos en la crock pot. Yo pongo unas flaneras bajas en el fondo para que no toque directamente con el fondo. Cubrimos con un trapo la crock pot y ponemos la tapa, así evitaremos que caigan gotas de agua durante la cocción.

Cocinamos 2 horas en alta. Al pasar el tiempo comprobamos pinchando con una brocheta que el bizcocho está listo. Si sale la brocheta sin restos de masa es que está perfecto, si no lo dejamos un rato más. Lo quitamos de la crock pot y lo ponemos sobre una rejilla y dejamos enfriar por completo antes de desmoldar. A pesar de que mi molde es marca crock pot y se supone que los bizcochos salen mejor en él y se desmolda más fácil... ya veis que en este caso costó y creo que fue por no dejarlo enfriar bien del todo, así que cuidado con este paso ;)

lunes, 17 de septiembre de 2018

Banoffee pie totalmente natural: sin azúcar y sin dulce de leche

Buenos días!!! Tenía que enseñaros esta receta!! No sé cómo he tardado tanto en enseñárosla porque está realmente delicioso. He de decir que el banoffee es un postre que me encanta y lo he hecho ya en multitud de ocasiones, aunque curiosamente no tengo ninguna receta publicada en el blog (salvo estos cupcakes que son una auténtica maravilla)... así que la primera receta de banoffee pie será esta, que tampoco es la original porque es una versión algo más saludable (que no menos calórica) de la receta tradicional. Además no usaremos dulce de leche, nos serviremos de unos buenos dátiles para crear una crema tanto o más rica que esa misma, os lo digo yo que me encanta el dulce de leche! Para la fase frutos secos de vuestra elección, aunque creo que las nueces le quedan de maravilla. Unos buenos plátanos y la nata que no falte y ya tenemos todo para hacer esta deliciosa tarta banoffee saludable :D


Cómo hacer una tarta banoffee sin azúcar ni dulce de leche


Banoffe pie o tarta banoffee (5 tartaletas)

-90gr nueces
-50gr leche desnatada
-50gr harina de avellanas

Para hacer la base trituramos las nueces con la leche hasta formar una pasta, añadimos la harina de avellanas y mezclamos hasta tener una masa manejable. Ponemos la masa en moldes de silicona, apretamos contra los bordes y damos forma, metemos en el horno a 180º 20 minutos, hasta que los bordes estén dorados. Sacamos, desmoldamos con cuidado sobre una rejilla y dejamos enfriar.

-100gr dátiles medjoul
-50gr leche desnatada

Trituramos todo hasta formar una crema densa, como si fuera dulce de leche de repostería. Este será nuestro relleno. No tiene más ciencia que esa, no hace falta calentar la leche ni hidratar los dátiles.

-100ml nata
-1/4 cucharadita de stevia en granos

Ponemos ambos ingredientes en un bol y montamos la nata hasta que esté bien firme. Podéis añadir estabilizante para nata o una cucharadita de leche en polvo, así la nata os aguantará firme más tiempo, aunque no es imprescindible.

Cuando las tartaletas estén frías pelamos un plátano grande, lo cortamos en rodajas y ponemos 2 o 3 rodajas en cada tartaleta. Cubrimos con una cucharada del dulce de dátiles. Por encima ponemos una cucharada de nata montada y decoramos con más plátano. Ya tenemos nuestro banoffee listo! Podéis poner un poco de chocolate negro en rallado por encima o incluso espolvorear algo de cacao, yo decidí dejarlo así para apreciar todos los sabores: nueces, dátiles, nata... realmente delicioso! Recordar que al llevar nata debemos mantenerlo en la nevera para que no se ponga malo ;)

lunes, 10 de septiembre de 2018

Brownie de avellanas sin azúcar (sin horno)

Hoy os traigo otra receta deliciosa! De nuevo se trata de un brownie para el que no necesitamos encender el horno, que todavía hace bastante calor en algunos lugares y este brownie nos quitará el antojo sin pasar penurias por las altas temperaturas ;) Además, es muy fácil de hacer, queda muuuuy rico y al comerlo fresquito de la nevera sienta fenomenal. Yo os traigo mi propuesta de brownie de avellana, en el que no he utilizado azúcar para endulzarlo, pero vosotros podéis partir de esta base para preparar un brownie a vuestro gusto, incluso podéis consultar esta otra receta si queréis hacer algo parecido a un brownie tradicional. Espero que os animéis a preparar este tipo de postres, porque aunque no sean brownies de verdad quedan deliciosos, son muy fáciles y rápidos de hacer y no decepcionarán a nadie ;)


Cómo hacer un brownie de avellanas sin horno


Ingredientes:

-45gr harina de coco
-30gr cacao puro en polvo
-35gr harina de avellanas
-80gr nueces (o cualquier otro fruto seco)
-30gr stevia en granos
-130gr leche evaporada

Preparación:

En el vaso de la batidora ponemos las nueces, la leche evaporada y la stevia y trituramos todo hasta tener una pasta homogénea. Podéis triturar todas las nueces o dejar unas pocas sin triturar para añadirlas después y que queden trozos crujientes por el medio.

Pasamos la mezcla a un bol y añadimos el resto de ingredientes: harina de coco, cacao y harina de avellanas. Con ayuda de una cuchara de madera, una lengua de gato o simplemente con las manos vamos amasando hasta tener una pasta homogénea. Veréis que queda manejable pero compacta, esa es la textura. En este momento podéis añadir las nueces en trozos (o avellanas si lo preferís) y amasar un poco más para que queden trozos por el medio.

Cogemos un molde (yo un tupper cuadrado) lo forramos con papel antiadherente y ponemos la masa en él, aplastamos con las manos (podéis untarlas con aceite de coco para que no se os pegue) hasta que quede la superficie totalmente plana, cubrimos (o cerramos el tupper) y lo llevamos al congelador 15-30 minutos.

Pasado el tiempo podemos comerlo tal cual o derretir un poco de chocolate y ponerlo por encima.Yo he derretido 50gr de chocolate con leche y se lo he puesto por encima, como está fría la masa solidificará rápido, así que inmediatamente después de añadir el chocolate lo he cortado en porciones para evitar que el chocolate se craquele.

Para conservarlo guardarlo en un tupper en la nevera.

lunes, 3 de septiembre de 2018

Gastronomía en Compostela: mercado la Galiciana

Bienvenido septiembre!! Aunque no os voy a engañar... preferiría seguir de vacaciones, tostándome al sol en la playa y dándome baños de agua salada... pero qué se le va a hacer! Toca volver al trabajo! Aunque esto siempre se lleva mejor con algún que otro descubrimiento gastronómico, que es de lo que vengo a hablaros hoy.


Mercado la Galiciana, Santiago de Compostela (Gómez Ulla, 1)


Si sois de Compostela o venís de vacaciones he de comunicaros la reciente apertura de un nuevo mercado en esta ciudad, se trata del mercado la Galiciana, un concepto totalmente nuevo e inexistente hasta ahora en Santiago, aunque no lo será para los que viváis en otras grandes ciudades, seguro que os recuerda a algún que otro mercado ;)



En la Galiciana encontraréis desde pequeñas tiendas donde comprar productos típicos gallegos (como si de un mercado se tratara) hasta pequeños puestos donde comer la mar de bine y, sobre todo, muy variado. Eso sí, todo 100% gallego, al menos eso es lo que promueven. En cuanto a las instalaciones, distribución y decoración me han enamorado totalmente... Todo un acierto el estilo elegido y el haber dejado la segunda planta como comedor con vistas a todo el mercado. También me ha gustado mucho la selección de puestos (si es que ha habido selección), en los que podemos encontrar desde paellas, tortillas o hamburguesas, hasta pizzas, sushi y unos bocadillos realmente deliciosos. Hecho de menos alguna opción de comida más saludable, cierto es que hay una alternativa para veganos, pero no la considero suficiente y, si os soy realmente sincera, de todo es lo que menos me llamaba la atención probar. Aunque también hay un puesto a la entrada con postres creo que la variedad es muy limitada, también me faltaría algo más en este sentido... pero igual es cosa mía... no es coincidencia que este blog se llame Magdalenas de Chocolate :P




Como vais a ver he probado unas cuantas cosas, las patatas gajo si os gustan os las recomiendo 100%. Muuuuuy crujientes y muy sabrosas. La salsa barbacoa no es de mis preferidas pero está bastante bien.


La pizza estaba realmente buena, una masa muy rica que me ha sorprendido por sus bordes, donde puedes apreciar el sabor a cereal de una manera que no muchas veces se consigue en numerosos restaurantes. Esta pizza era de jamón, calabacín y ricotta... sublime! La ricotta le daba un punto dulce y fresco que llama mucho la atención. La única pega es que a pesar de que calentaron la pizza no lo hicieron tiempo suficiente y estaba más bien templada.


Por último este increíble bocadillo de cerdo cocinado lentamente... estilo mexicano que picaba lo que no está escrito!! Pero tan sabroso que volvería a comerlo una y otra vez!


Como veis me ha gustado mucho, creo que hay una buena variedad pero sigo creyendo que falta alguna opción más saludable. Si os interesa saber los precios aquí os lo dejo, así os hacéis una idea del coste de una comida para 2 personas: 1 caña belga 2,7€, 1 agua 33cl 1,40€, patatas gajo 3,5€, pizza 7,5€, bocadillo "porco texano" 8,9€. En total suman 24€, es decir, unos 12€ por persona. Y vosotros ¿habéis ido? ¿qué os parece? ¿iréis?

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails