lunes, 27 de agosto de 2018

Arepas andinas

Pues hoy os traigo otro descubrimiento que me ha sorprendido mucho y que no he dejado de preparar (hasta que he empezado la dieta... jejeje). Nunca había probado las arepas y las de maíz no me atraían demasiado... no me preguntéis por qué, pero tengo pendiente prepararlas porque estas que os traigo hoy me han encantado. El caso es que como no quería las de maíz me puse a leer y tratar de averiguar si existían otras arepas que no fuesen de maíz y sí, existen, y son las que os traigo hoy: arepas andinas, elaboradas a partir de harina de trigo. Me encantan porque quedan super buenas, crujientes por fuera y tiernas por dentro (al menos es el punto que me gusta a mí), ideales para combinar con cualquier tipo de relleno y que se hacen en 5 minutos, vamos, que no se le puede pedir más! Me encanta preparar la masa y dejarla en la nevera, así siempre tengo un poco de masa lista para una cena improvisada o para invitar a algunos amigos a tomar algo, siempre te saca de un apuro y quedan igual de buenas que hechas al momento ;)


Cómo hacer arepas andinas o arepas con harina de trigo


Ingredientes para mi versión de las arepas andinas (4 arepas grandes):

-250gr harina de trigo floja
-1 huevo
-1 cucharadita de levadura
-1/2 cucharadita de sal
-25gr aceite de oliva
-100gr leche desnatada

Preparación:

En un bol ponemos el huevo y el aceite, batimos, incorporamos la levadura, la sal y un poco de harina, batimos bien. Añadimos el resto de la leche y volvemos a batir. Ahora solo queda añadir el resto de la harina e ir mezclando la masa con las manos o con ayuda de una rasqueta si os resulta más cómodo. Debemos conseguir una masa manejable y nada pegajosa, pero no seca. Cuando la tengamos la dejamos reposar 5 minutos cubierta con un paño.

Pasado el tiempo dividimos la masa en 4 partes iguales (o tantas partes como arepas queráis conseguir), ponemos una sartén o plancha al fuego (fuego medio-alto) y embadurnamos con un poco de aceite. Cogemos una porción de masa y la aplastamos entre nuestras manos, vamos dándole forma redonda poco a poco, hasta conseguir un disco de un centímetro de grosor (las podéis hacer más finas o gruesas a vuestro gusto).

Cuando tengamos el disco formado lo ponemos en la plancha, dejamos que se dore por un lado y cuando coja color le damos la vuelta hasta que se dore por el otro lado, como mucho un par de minutos por cada lado deberían ser suficientes. Hacemos lo mismo con el resto de la masa.

Cuando las tengamos listas solo quedará cortarlas con un cuchillo por la mitad, abriéndolas para hacer nuestros "bocadillos" y listas para comer! Recomiendo comerlas así en calientes, no esperéis mucho a que se enfríen, recién hechas es como más ricas están :D

Si queréis guardar la masa para más tarde, para el día siguiente o incluso para dos días o tres (mucho más no aguanta la masa) justo después de hacerla y esperar esos 5 minutos la pasamos a un tupper que cierre herméticamente y la llevamos a la nevera hasta que vayamos a usarla, en ese momento la sacamos un poco antes para que atempere antes de empezar a trabajar con ella y listo.

lunes, 20 de agosto de 2018

Tarta de queso rápida en la sartén

Pues sí, seguimos con recetas rápidas y cocinadas en una sartén! Después de hacer la pizza y ver que quedaba bastante bien se me ocurrió que una tarta de queso también se podría hacer en una sartén... así que empecé a investigar, elaboré la receta y empecé a hacer pruebas. Aunque todas quedaron bien, esta fue sin duda la que más me gustó, porque queda bien cuajada, dulce pero no empalagosa, cremosa pero sin llegar a ser untuosa... vamos, que una textura que me encanta para tomar bien fresquita acompañada de la mermelada que más os guste! Lo mejor es que se hace en un periquete y lo único que tenemos que tener en cuenta es cocinarla a fuego bajo para que no se nos tueste demasiado por debajo, el resto... facilísimo! Así que allá vamos ;)


Cómo hacer una tarta de queso rápida en la sartén


Ingredientes:

-150gr queso de untar
-100gr azúcar
-3 huevos
-200ml leche evaporada
-1 cucharadita de vainilla
-1 cucharada de harina floja

Preparación:

Ponemos todos los ingredientes en el vaso de la batidora, la harina en último lugar. Trituramos todo hasta tener una mezcla homogénea. También se puede hacer en un bol batiendo con una varilla de mano.

Ahora echamos la mezcla en una sartén (la mía es de 28 cm, por eso queda una tarta bajita) antiadherente untada con un poco de aceite de coco (o el que tengáis). Ponemos a fuego bajo y tapamos. Dejamos cocinar a fuego medio-bajo 15 minutos. Si utilizáis otro tamaño de sartén y elegís una más pequeña tened en cuenta que la tarta saldrá más gordita y, por lo tanto, necesitará más tiempo de cocción.

Cuando esté lista la dejamos enfriar, desmoldamos sobre un plato y cubrimos con mermelada a nuestro gusto, chocolate o sin nada! Espero que os guste y os animéis a ponerla en práctica :D



lunes, 13 de agosto de 2018

Pizza rápida en la sartén

Hola de nuevo! Hoy toca receta salada y super rápida, ya que en verano queremos aprovechar más el tiempo para ir a la playa, dar paseos, hacer deporte o simplemente descansar. A mí aunque me gusta mucho cocinar sí es cierto que en verano le dedico menos tiempo, o hago recetas con elaboraciones más sencillas y breves. Por eso hoy os traigo esta pizza... pizza en la sartén! Desde que la probé la he repetido bastantes veces y... no he vuelto a hacer pizza tradicional! Además, con las olas de calor que hemos pasado lo último que quería era encender el horno, por eso esta pizza son todo ventajas: rápida, sencilla, sabrosa y sin encender el horno. Qué más se puede pedir! Si a ti también te gusta mucho la pizza pero te da pereza prepararla en verano no te pierdas esta receta ;)


Cómo hacer una pizza rápida en la sartén


Ingredientes (1 o 2 personas):

-60gr harina de trigo floja
-60gr harina de centeno*
-65gr agua
-5gr levadura royal
-1 pizca de sal

*Podéis usar centeno, más harina de trigo, maíz o incluso con sémola de trigo, yo la he probado de distintas formas y siempre queda deliciosa :D

Preparación:

En un bol ponemos las harinas, la levadura y la sal, mezclamos bien y añadimos el agua poco a poco, vamos removiendo hasta tener una masa homogénea, no pegajosa y que no se desmenuza. Cuando la tengamos formamos una bola y aquí tenemos dos opciones, dejamos reposar 5 minutos mientras preparamos la encimera para estirarla o la podemos dejar reposar media hora, una hora... o incluso meterla en la nevera para prepararla al día siguiente, solo tendremos que sacarla un rato antes para poder cocinar la pizza.

En una encimera colocamos un poco de sémola de trigo (o harina) y vamos estirando nuestra bola de masa hasta formar un círculo y con un grosor de medio centímetro aproximadamente. El tamaño de la pizza variará en función del tamaño de vuestra sartén (la que veis en la imagen y es la que utilizo siempre es de 28cm). Cuando tengamos la masa estirada ponemos a calentar la sartén a fuego medio y ponemos la masa, dejamos que se cueza unos 5 minutos, hasta que veáis que se dora ligeramente, entonces le damos la vuelta y añadimos lo que queramos a la pizza, en este caso añadí un poco de tomate triturado, orégano, pavo, queso y una salchicha, vamos... pizza de aprovechamiento! Cuando hayamos puesto todos los toppings a nuestra pizza la tapamos con una tapa que cubra la sartén por completo y dejamos que se haga otros 5 minutos, se debe fundir el queso y la parte de abajo de la pizza debe dorarse también. Cuando ya esté hecha destapamos y dejamos un minuto más al fuego, pasado el tiempo ya podemos servirla.


Lo que me gusta de esta pizza, además de su rapidez, es que queda una masa super crujiente que te permite cortarla y comerla con las manos, sin temor a que se vaya cayendo la masa o se deshaga mientras la comes. Si sois más de masas blanditas esta pizza no es para vosotros, pero os recomiendo probarla al menos una vez porque os aseguro que está muy muy buena :D

lunes, 6 de agosto de 2018

Brownie sin horno (y sin huevo)

Buenos días!!! Retomo el blog después de una temporada de muuuuuucho trabajo! Al fin llegó la hora del merecido descanso y toca desconectar de todo el mundo laboral y conectar conmigo, mi familia, amigos, con la naturaleza y con la playa!! Creo que nunca he necesitado unas vacaciones y un descanso como este año... y no sabéis lo que me tardó en llegar el verano... menudo mes de julio!! Pero ya está, ya pasó, hemos sobrevivido y para celebrarlo nada mejor que un brownie de chocolate!! Eso sí, sin encender el horno, que ya nos llega con la ola de calor que estamos viviendo (ojo, no me quejo, que con lo que ha tardado en llegar el calor, por mí como si vienen 3 olas de calor, jejeje). Es un brownie muy fácil de hacer y que el resultado no os decepcionará para nada, claramente no queda igual que un brownie tradicional, pero os aseguro que tiene un aire, además, los ingredientes son super naturales y saludables, aunque es un brownie calórico siempre será más saludable que uno llego de mantequilla y azúcar hasta los topes! ;) Si os animáis a probarlo contadme en comentarios qué os ha parecido, yo ya he preparado varias versiones del mismo :P

Cómo hacer un brownie de chocolate sin horno


Ingredientes (1 brownie pequeño):

-45gr harina de coco
-40gr cacao puro en polvo
-15gr coco rallado
-80gr nueces (o cualquier otro fruto seco)
-120gr sirope (yo endulsana)
-115gr plátano

Preparación:

En el vaso de la batidora ponemos las nueces, el plátano y el sirope y trituramos todo hasta tener una pasta homogénea.

En un bol mezclamos la harina de coco, el cacao y el coco rallado con cuidado para que no queden grumos o pelotillas de cacao o de harina de coco. Añadimos entonces la mezcla que tenemos en el vaso de la batidora y con una cuchara mezclamos bien hasta tener una pasta homogénea.

Cogemos un molde (yo un tupper cuadrado) lo forramos con papel antiadherente y ponemos la masa en él, aplastamos con las manos (podéis untarlas con aceite de coco para que no se os pegue) hasta que quede la superficie totalmente plana, cubrimos (o cerramos el tupper) y lo llevamos al congelador 15-30 minutos.

Pasado el tiempo podemos comerlo tal cual o derretir un poco de chocolate y ponerlo por encima. Terminamos añadiendo más coco rallado, dejamos que se seque el chocolate y ya podemos cortar en porciones.

Para conservarlo guardarlo en un tupper en la nevera, además con este calor se agradece que esté fresquito. ;)

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails