lunes, 27 de febrero de 2017

Bizcocho de plátano y chocolate extra jugoso

Buenos días!! Hoy os traigo recetón! Y además super sano, ya que se trata de un bizcocho de plátano y chocolate que está hecho con harina de avena (aunque la podéis cambiar a vuestra elección), agua y plátano como ingredientes principales. Nada de grasas malas, nada de azúcar, sin huevos, sin lactosa... vamos... una delicia para el paladar y para nuestro organismo! Así sí que se puede seguir una dieta saludable dándonos un capricho que no nos pase factura. Para mí lo mejor de este bizcocho es la textura, resulta muuuuuy jugoso, y cuando digo muuuuuy quiero decir muuuuuuy jugoso!! Cuando lo comes casi parece como tofe en la boca, una auténtica maravilla... bueno, si te gusta esa textura! jeje A mí me encanta y poder recrearla en un bizcocho como este es brutal. Solo espero que a vosotros os guste tanto como a mí, porque además es facilísimo de hacer, en 5 minutos tenemos la masa lista y en media horita el bizcocho ya está saliendo del horno. Así que animaos a probarlo y me contáis en los comentarios qué os ha parecido :D



Cómo hacer un bizcocho jugoso de chocolate y plátano


Ingredientes:

-180gr harina de avena*
-30 o 40gr de stevia en granos (o edulcorante al gusto)
-40gr cacao en polvo
-2 cucharaditas de levadura
-1/4 cucharadita de sal
-80gr plátano maduro machacado (1 plátano pequeño)
-240ml agua templada

-Pepitas de chocolate al gusto (mejor si son sin azúcar)

*Si utilizáis harina de avena con sabor (como es mi caso) no utilicéis stevia ni ningún otro edulcorante, ya que este tipo de harina de avena ya viene endulzada.

Preparación:

Necesitamos un molde cuadrado de 16 centímetros, o uno rectangular de la misma capacidad más o menos.

En un bol mezclamos la harina, el cacao, la levadura y la sal (y el edulcorante si lo usamos).

Templamos el agua (unos segundos en el microondas serán suficientes) y la echamos en el bol, junto con el plátano bien machacado.

Ahora toca remover muy bien, con una varilla de mano, hasta que no queden grumos y obtengamos una masa homogénea.

Echamos la masa en nuestro molde (yo lo forré con papael antiadherente) y ponemos las pepitas de chocolate por encima. Llevamos al horno a 180º (precalentado) durante 30 o 40 minutos, en función del molde. Sabremos que está listo cuando al pinchar con una brocheta ésta salga sin restos de masa.

Lo dejamos a temperatura ambiente 5 minutos y luego desmoldamos con cuidado, lo dejamos enfriar sobre una rejilla y listo. Está muy bueno templado con una bola de helado, o si no bien fresquito, metiéndolo un ratito en la nevera... ñaaaaammmmm :D

lunes, 20 de febrero de 2017

Gua baos de ternera y mango

Buenos días!! Hoy os traigo una de mis perdiciones... los gua baos!!! Quizá algunos de vosotros no sepáis lo que son, pues bien, se trata de un plato típico de la comida callejera taiwanesa, su nombre proviene de la palabra "koah-pau" que traducido al castellano sería algo así como "pan cortado", dada su forma tan característica. En resumidas cuentas es un bollo de pan cocinado al vapor, de textura suave y tierna, muy esponjoso y que en origen es rellenado con cerdo estofado. En esta ocasión me he basado en la receta de Bake Street para hacer los panecillos (deliciosos!!) y he improvisado el relleno, mezclando ternera y mango, lo que ha resultado todo un acierto en sabor, aroma y textura... os aseguro que os chuparéis los dedos!! 



Aunque es un plato que, al hacer el pan en casa, requiere algo de tiempo... es muuuuuy sencillo de preparar. Por eso os animo a todos a probarlo, bien sea con este relleno o con cualquier otro de vuestra elección, veréis que en la red hay infinitud de recetas y si sois de grandes capitales, especialmente Madrid, ya tenéis unos cuantos locales especializados en servir gua baos ;)

Cómo hacer gua baos de ternera y mango


Ingredientes para los gua baos (8 panecillos):

-250gr harina de trigo normal
-100ml leche desnatada
-50ml agua
-1 cucharada de azúcar blanco
-5gr levadura fresca de panadería
-2gr de sal
-1 cucharadita de aceite de oliva

Preparación:

Ponemos en un bol la harina con la sal y el azúcar, mezclamos bien.

Hacemos un volcán en el centro y añadimos la levadura desmenuzada, la leche, el aceite y un poco de agua (no toda). Vamos mezclando y agregando más agua si vemos que la masa lo pide. Cuando tengamos más o menos todo integrado pasamos a la mesa de trabajo y seguimos amasando hasta tener una masa lisa. Dejamos reposar la masa en un bol cubierto con un paño de cocina durante 1 hora o hasta que más o menos doble su volumen.

Cuando la masa haya crecido la sacamos del bol, la cortamos en 8 porciones del mismo tamaño, vamos cogiendo cada porción y le damos forma de disco redondo, las colocamos sobre un papel de hornear. Entonces cortamos 8 trozos de papel de hornear con forma cuadrada, colocamos un trozo en la mitad del círculo de pan y doblamos sobre sí mismo el panecillo, de tal forma que nos queden semicírculos, como si fuera una boca. Hacemos lo mismo con el resto. Tapamos los panecillos y los dejamos reposar  otra media hora más o menos, hasta que veáis que vuelven a crear (pero sin doblar el tamaño esta vez).

Pasado el tiempo es el momento de hacerlos al vapor, si tenéis vaporera perfecto, en mi caso no tengo. Pero lo que sí tengo es un estuche al vapor de Lékué, en este caso utilicé la ogya, que tiene una bandeja para separar la parte inferior de la superior, en la parte baja puse algo de agua y arriba directamente los gua baos. Los llevamos al microondas durante 45 segundos o 1 minutos. Va a depender mucho del microondas, en mi caso además ya va viejito y calienta a más potencia de la que debe, jeje. Pero ojito con el tiempo!!! Que se hacen en un suspiro!!

Los gua baos los dejé listos y creciendo justo para la hora de comer y sólo los hice al vapor justo 2 minutos antes de servir la comida, para que aún estuvieran calientes a la hora de comer. Además, al hacerlos de este modo se endurecen antes, así que recomiendo hacerlos justo para comer.

Ingredientes para el relleno de ternera y mango:

-300gr tenera para asar
-2 cebollas medianas
-1/2 mango en almíbar*
-Sal
-Pimienta
-1 cucharadita de curry
-Aceite
-Agua

-Mango en almíbar para emplatar

*El mango puede ser natural, que esté bien madurito. El mango en almíbar lo tenemos todo el año y para este tipo de preparaciones queda genial con ese toque dulzón. Si utilizáis mango natural añadid una cucharadita o dos de azúcar moreno cuando pochéis la cebolla con el mango.

Preparación:

Ponemos un poco de aceite en una olla y doramos la carne de ternera por todos los lados. Que quede bien doradita por fuera pero todavía sin hacer por dentro. Cuando la tengamos la quitamos de la olla y reservamos.

Picamos la cebolla en trozos pequeños, echamos un chorrito más de aceite en la misma olla y ponemos la cebolla a pochar con un poco de sal y pimienta.

Cortamos el mango en cubitos y cuando la cebolla esté casi pochada se lo añadimos. Removemos bien hasta que el mango se integre y entonces volvemos a poner la ternera dentro de la olla. Cubrimos con agua (lo justo para tapar la carne) y dejamos cocer durante 1 hora aproximadamente a fuego medio.

Pasado el tiempo sacamos la carne de la olla y la deshilachamos con ayuda de dos tenedores. Mientras tanto ponemos a reducir la salsa a fuego fuerte hasta que nos quede tirando a espesa. Cuando la salsa haya reducido lo suficiente le añadimos la ternera deshilachada y mezclamos bien.

Sería el momento de hacer los panecillo y servir con unos trozos más de mango!! Espero que os guste y os animéis a hacer estos gua baos de ternera y mango en casa :D

martes, 14 de febrero de 2017

Crêpes de avena y remolacha: Tarta de crêpes y fresas para San Valentín

Buenos días!! Aquí os traigo la receta principal para este San Valentín que, como no podía ser de otra forma, se trata de una tarta. Esta vez he querido traeros una tarta de crêpes, hecha con una base de crêpes de avena con remolacha (para darles ese tono rosado) y, por supuesto, fresas!!! En vez que combinar las fresas con nata las he combinado con queso fresco batido, una alternativa mucho más saludable, baja en grasas pero igualmente deliciosa (si me seguís en instagram sabréis de mi pasión por el queso fresco batido con fresas). Este tipo de tartas resultan muy atractivas visualmente, pero al paladar no es menos atractiva, os lo aseguro. Los crêpes hechos con harina de avena quedan iguales en textura a los realizados con trigo, y en cuanto al sabor simplemente saben un poco más a cereal, pero también es cierto que la harina es lo de menos ya que podéis hacerlos con avena, trigo, centeno... vamos, lo que prefiráis. Las frutas... a vuestro gusto también!! Cierto es que para esta fecha las fresas son lo que más pega, pero esta tarta con plátano y kiwi tiene que estar de muerte!! O con mango... mmmm me pierdo!! Lo mejor es que es bastante fácil de hacer, aunque yo me desespere un poco con los crêpes... jeje cosas de mi impaciencia ;) Espero que os animéis a probarla y me contéis qué os parecen estos crêpes de remolacha!!


Cómo preparar crêpes de avena y remolacha


Ingredientes:

-2 huevos
-200ml leche
-100ml agua
-130gr harina de avena
-1 cucharadita de aroma de vainilla (o el que os guste)
-80gr remolacha

Preparación:

En un vaso de batidora ponemos la remolacha, los huevos, la leche, el aroma y el agua. Batimos hasta triturar todo por completo. Añadimos la harina y volvemos a batir hasta tener una mezcla homogénea y bastante líquida.

Ponemos una sartén al fuego, una que sepáis que no se pegue la comida, ponemos una gota de aceite en el centro, la extendemos con un pincel de silicona y cuando esté caliente añadimos un cucharón de masa. Ráidamente movemos la sartén en movimientos circulares para que la masa se extiende por toda la superficie de la sartén, apoyamos sobre el fuego y dejamos que se cocine a fuego medio o medio-alto un minuto o dos. Cuando ya veamos que está cuajada y empieza a dorarse por abajo con ayuda de una espátula y mucho cuidado le damos la vuelta, dejamos cocinar medio minuto más por ese lado y lo retiramos a un plato.

Repetimos el procedimiento con toda la masa hasta tener todos los crêpes listos. Dejamos que enfríen para seguir con la tarta. Estos crêpes acompañados de un poco de chocolate fundido, miel, sirope... y algo de fruta son un desayuno delicioso!!



Cómo hacer una tarta de crêpes y fresas con queso fresco batido


Ingredientes:

-Crêpes
-500gr queso fresco batido
-Edulcorante líquido (azúcar, miel o endulzante a vuestro gusto)
-Fresas, frambuesas, grosellas... frutos rojos a vuestra elección

Preparación:

Mezclamos el queso fresco batido con unas gotas de edulcorante (cantidad a vuestro gusto), removemos bien hasta mezclarlo todo. Reservamos.

Cortamos las fresas en rodajas finitas. Reservamos

Ponemos un crêpe sobre el plato donde vayamos a presentar la tarta. Añadimos encima dos o tres cucharaditas de queso y extendemos por la superficie, ponemos una capa de láminas de fresas y repetimos: crêpe + queso + fresas.

En el último crêpe añadimos una capa de queso un poco más gruesa que las anteriores. Las fresas en esta ocasión les vamos a dar forma de corazón al cortarlas, las ponemos por todo el exterior del crêpe y en el centro ponemos unas frambuesas. Ya tenemos nuestra tarta lista para celebrar San Valentín! Y en este caso... mi cumple!!! :D

sábado, 11 de febrero de 2017

Tarta de manzana tradicional versión light

Buenos días! Hoy os traigo recetaza! Se trata de la clásica tarta de manzana (aunque hay miles de versiones) pero versionada en plan healthy, es decir, sana. Sin grasas, sin trigo, sin azúcar... pero con todo el sabor de la tradicional tarta de manzana. La receta es una adaptación de la que ha hecho mi madre en casa toda la vida, a su vez adaptada de algún libro bastante antiguo. Originalmente llevaba harina de trigo, huevos enteros, azúcar y mantequilla... pero he querido hacer una versión más sana de esta tarta de manzana, cambiando la mantequilla por puré de plátano, el azúcar por stevia y la harina de trigo por harina de avena... el resultado es fenomenal!! Casi casi idéntica a la original pero muuucho más sana y menos calórica. Ideal para darse un capricho en una tarde de san Valentín, no creéis? ;)



Cómo hacer tarta de manzana tradicional baja en grasas y sin azúcar


Ingredientes (1 tarta pequeña):

-2 claras
-60gr plátano
-4 cucharadas de leche
-40gr harina de avena*
-1 cuharadita de levadura
-20gr stevia en granos
-1 cucharadita de aroma de vainilla (opcional)
-1 manzana roja pequeña

-1 manzana roja para decorar
-Mermelada de vuestro sabor favorito

*Si utilizáis harina de avena con sabor omitid la stevia y la vainilla, ya que estas harinas ya tienen sabor y son dulces.

Preparación:

Lo primero de todo es chafar el plátano hasta conseguir un puré lo más fino posible, yo lo hago con un tenedor, pero podéis hacerlo con la batidora, que es más rápido.

En un bol ponemos las claras de huevo, el plátano y la stevia. Batimos con una varilla de mano hasta que esté todo bien integrado y empiece a coger cuerpo. Entonces añadimos la levadura y la harina, batimos de nuevo hasta que se integren por completo. Por último añadimos la leche, volvemos a batir con cuidado de no salpicar. Cuando tengamos una mezcla homogénea paramos y reservamos.

Cogemos una manzana roja pequeña, la pelamos, la descorazonamos y la cortamos en láminas bien finas. Añadimos la manzana a la mezcla anterior, removemos bien y ponemos la masa en un molde preparado (el mío era desechable, pero si utilizáis un molde metálico o cerámico debéis engrasar y enharinar toda la superficie). Reservamos.

Cogemos una o dos manzanas rojas más, esta vez no las pelamos, las cortamos a la mitad, las descorazonamos y volvemos a cortar en láminas finas. Colocamos la manzana por toda la superficie de la tarta. Cuando hayamos cubierto toda la parte superior llevamos la tarta al horno, previamente calentado, a 180º durante unos 35-45 minutos, hasta que al pinchar con una brocheta ésta salga sin restos de masa. Sacamos del horno y dejamos enfriar.

Cogemos una o dos cucharadas soperas de mermelada, en este caso he utilizado mermelada casera de melocotón con vainilla (receta aquí), trituramos la mermelada (si es que tiene trozos) y le añadimos entre 1 y 2 cucharadas de agua, para hacerla más líquida. Pincelamos toda la tarta ya fría con la mermelada, le dará un sabor dulce y rico, además de dejarla más vistosa.



Espero que os animéis a preparar esta tarta porque es una receta de toda la vida, pero más sana, que se hace en un periquete y que gusta a todo el mundo :D

lunes, 6 de febrero de 2017

Bizcocho de espinacas y avena con chocolate blanco

Buenos días!! Seguro que muchos de vosotros empezasteis a ver corazoncitos por todas partes las últimas semanas... mi blog no iba a ser menos!! Aquí traigo una receta para este san Valentín, que ya sabéis lo mucho que me gusta "celebrarlo" o hacer dulces con corazoncitos, tonos rosas... :D Hoy os traigo una alternativa sana para celebrar ese día (o cualquier otro), se trata de un bizcocho de avena al que he incluido espinacas, así queda de un tono verde precioso a la vez que aporta jugosidad y una textura particular al bizcocho. Combinando con chocolate blanco se convierte en una auténtica delicia para acompañar un té o tomar al desayuno. No me digáis que no es un bizcocho ideal para empezar el día de los enamorados ;) Lo mejor es que es facilísimo de hacer!! En 5 minutos tenemos la masa lista y luego es dejarlo en el horno hasta que esté cocido, así que venga, mira si tienes todos los ingredientes en la nevera y manos a la masa :D



Cómo hacer un bizcocho de espinacas y avena para San Valentín


Ingredientes (1 bizcocho pequeño):

-125gr queso fresco batido
-4 claras de huevo
-50gr espinacas frescas
-2 cucharaditas de levadura
-120gr harina de avena*
-20gr stevia en granos
-1 cucharadita de aroma de vainilla

-Chocolate blanco sin azúcar para decorar

*Si utilizáis algún tipo de harina de avena con sabor omitid tanto la stevia como la vainilla, pues estas harinas ya tienen sabor y son dulces.

-Preparación:

En el vaso de la batidora ponemos las claras, el queso, la vainilla y las espinacas y batimos hasta que quede homogéneo y las espinacas totalmente trituradas.

En otro bol ponemos la avena, la stevia y la levadura y mezclamos. Ahora añadimos a este bol la mezcla líquida y con una varilla de mano vamos poco a poco integrando todo, hasta que nos quede una masa líquida, ligeramente espesa y sin grumos.

Ponemos la masa en el molde (yo utilicé uno desechable que compré en Tiger) y lo metemos al horno precalentado a 180º durante 25-30 minutos. Estará listo cuando al pinchar con una brocheta ésta salga sin restos de masa líquida.

Cuando esté listo lo dejamos enfriar completamente, entonces fundimos un poco de chocolate blanco, lo metemos en una manga pastelera con boquilla fina y hacemos hilos de chocolate por todo el bizcocho. Para terminar cogemos un par de onzas de chocolate blanco y con ayuda de un cuchillo vamos raspando el borde, de tal forma que nos salgan láminas finas de chocolate para poner a modo de decoración.



Espero que os guste y os animéis a probarlo! :)

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails