lunes, 25 de diciembre de 2017

Tronco de Navidad de piña (sin azúcar, sin gluten, sin lactosa)

Buenos días y Feliz Navidad a todos!!!! Espero que estéis pasando unas felices fiestas acompañados de la gente que os quiere y os hace felices! Un año más yo me encargo del postre para Nochebuena y como vienen algunos familiares que siguen una dieta paleo me decidí a preparar algo que fuera paleo de verdad! Al fin y al cabo es una forma de retarme y hacerme ver que si me lo propongo puedo hacerlo... ¿Que me gusta cocinar cosas que he hecho mil veces? ¡Os lo aseguro! ¿Que es necesario salir de la zona de confort? ¡También! Si no probamos cosas nuevas, si no experimentamos, no mejoramos... así que aquí me tenéis, con un tronco de navidad de piña y bizcocho de almendras deeeelicioso! Con deciros que sobró menos de la mitad... después de haber comido langostinos, buey de mar, salpicón, rape, carne asada... vamos, un logro! jejeje. El caso es que este tronco de Navidad puede ser una buena alternativa para todos aquellos que sois intolerantes a la lactosa, al gluten o que no podéis/queréis tomar azúcar (ojo, no es específico para diabéticos, ya que azúcar lleva, pero en su forma más natural). Es bastante fácil de hacer, aunque la crema lleva su tiempo, pero merecerá la pena. Así que si os gusta la idea aún os da tiempo a prepararlo para la comida de hoy! Y si no pues para fin de año!! :D


Cómo hacer un tronco de Navidad paleo (sin gluten, sin lactosa, sin azúcar)


Ingredientes:

Relleno
-4 yemas
-4 huevos
-3 cucharadas de miel
-400gr piña fresca limpia
-200ml bebida de coco (o cualquier otra que os guste)

Bizcocho
-2huevos
-4 claras
-6 dátiles medjoul
-2 cucharadas de bebida de coco (o cualquier otra que os guste)
-125gr almendra molida

-Avellanas crudas enteras para decorar

Preparación:

Empezamos por la crema, que incluso se puede hacer el día anterior para que repose en la nevera y coja cuerpo, yo así lo hice. En el vaso de la batidora ponemos la piña que ya estará limpia y troceada, eliminando la parte del centro que es más dura. La trituramos hasta hacer un puré con ella.

En un bol batimos los huevos y las llevas, añadimos la miel y batimos de nuevo. Añadimos el puré de piña y batimos otra vez hasta mezclarlo todo. Llevamos esto a una olla o cazo y lo ponemos a fuego medio, añadimos la bebida de coco y batimos. Lo debemos dejar en el fuego hasta que reduzca y coja textura de crema pastelera más o menos (aquí también para gustos, si os gusta más floja o más dura la crema). Os llevará una media hora, hay que vigilarlo y removerlo con frecuencia para que no se queme.

Si no queréis esperar tanto tiempo, después de 15 minutos que haya reducido ya el agua de la piña y demás, podéis añadir la bebida de coco (no antes) con una cucharada o dos de Maizena diluida, esto os ayudará a que la crema espese sin necesidad de que reduzca tanto.

Una vez que la crema está ya espesa la pasamos a un bol y la cubrimos con papel film, el film debe tocar la superficie de la crema para evitar que se forme una costra. Cuando haya enfriado la llevamos a la nevera para que coja más cuerpo.

Y nos ponemos con el bizcocho. Ponemos en un bol los huevos y las claras y los montamos con ayuda de una batidora de varillas, en este caso utilicé la batidora de mi madre que tiene pie, para poder estar libre mientras se montan los huevos. Llevará unos 10-15 minutos, ya que tenemos que conseguir que tripliquen su volumen y que cuando levantemos una varilla y caiga masa, la masa deje la forma por encima, como si pudiésemos escribir con ella. Ese es el punto que queremos conseguir.

Mientras se montan lo que hacemos es quitar los huesos a los dátiles, ponerlos en el vaso de la batidora, añadir la bebida de coco (si los dátiles están muy secos igual os falta algo más de bebida de coco) y trituramos todo, debe quedar una pasta que se deshaga fácilmente al pasar por la varilla.

Añadimos la pasta de dátil a los huevos y dejamos que se terminen de montar. Cuando estén listos añadimos la almendra en 3 veces, poco a poco, y la incorporamos con movimientos envolventes con ayuda de una lengua de gato.

Cuando tengamos la masa lista forramos la bandeja del horno con papel antiadherente, echamos la masa encima y llevamos al horno precalentado a 180º durante 10-12 minutos, cuando veáis que ya tiene color por la superficie lo sacamos del horno, ponemos el papel de hornear con el bizcocho encima de un trapo limpio y lo enrollamos por el lado largo, dará pocas vueltas pero nos quedará un tronco muy largo. Lo dejamos enfriar.

Cuando esté frío lo desenrollamos, cogemos otro papel de hornear y lo ponemos encima, le damos la vuelta con cuidado y despegamos el papel sobre el que horneamos el bizcocho, de nuevo con mucho cuidado, son  preparaciones delicadas. Cuando lo tengamos volvemos a darle la vuelta. Ya solo nos queda coger el relleno y aplicar una capa por toda la superficie, pondremos más cantidad en el extremo en el que empezamos a enrollar para que coja la forma. Lo enrollamos todo y con la crema que nos sobra cubrimos ligeramente la superficie, esto nos servirá para que la decoración se pegue al tronco.

Cogemos las avellanas crudas enteras y las ponemos en una bolsa, con ayuda de un rodillo les damos golpes para conseguir que se partan y se queden en trozos de diferentes tamaños. Cogemos las avellanas en trozos y las vamos colocando por toda la superficie del tronco. Cortamos los dos extremos para que quede más bonito y pasamos el tronco con cuidado a la bandeja donde lo vayamos a servir y reservamos en frío hasta 15 minutos antes de comerlo. ¡Espero que os guste!

lunes, 18 de diciembre de 2017

Brioche navideño de mantequilla, ajo y perejil

Buenos días!! Seguimos con las recetas navideñas y vamos a poner el toque salado con este brioche, esta vez elegí un relleno de mantequilla, ajo y perejil que queda deeeeelicioso! Ideal para untar con más mantequilla, algo de queso de untar o labne, o incluso paté! Y si no queréis untarle nada, así solo está delicioso ;) Lo mejor es que es muuuy fácil de hacer, se hace bastante rápido y el resultado es muy mono, con poco esfuerzo tendremos un brioche para el aperitivo super llamativo y que dejará a todos los comensales con la boca abierta, os lo aseguro!


Es muy esponjoso, pero el relleno de mantequilla que en el horno termina por salir hacia fuera hace que la capa superior del brioche quede crujiente, lo que le da un punto crunchy muy apetecible. Yo decidí darle forma de árbol, pero claro está que podéis darle la forma que queráis (estrella, corona redonda...) o hacerlo en un molde de plump cake, de tarta normal... las posibilidades son infinitas así que corre a ponerte manos a la masa ;)


Cómo hacer un brioche o pan relleno de mantequilla, ajo y perejil


Ingredientes (1 brioche pequeño):

-300gr de harina de fuerza
-1 huevo M
-20gr mantequilla
-150ml leche (añadirla poco a poco)
-1/4 cucharadita de sal
-6gr levadura fresca

-60gr mantequilla
-4 ajos frescos
-Perejil

Preparación:

En un bol grande mezclamos la harina, la sal y la levadura desmenuzada. Tenemos que conseguir que todo se mezcle de manera homogénea y la levadura prácticamente se deshaga.

Ahora añadimos el huevo y la leche poco a poco (no hay que añadirla toda porque en función de la harina algunas absorben más líquidos que otras). Amasamos hasta tener una masa homogénea y bastante suave. Tened en cuenta que cuanto más pegajosa sea la masa, es decir, más líquidos lleve, más esponjoso será el resultado final, así que si tenéis maña podéis añadir más leche.

Cuando tengamos la masa lista, añadimos la mantequilla cortada en trocitos pequeños (que debe estar a temperatura ambiente para que se deshaga fácilmente). Amasamos hasta conseguir integrar la mantequilla por completo, al principio la masa se volverá más pegajosa, pero en cuanto se absorba la mantequilla volverá a quedar suave, aunque ligeramente pegajosa.

Hacemos una bola con la masa y la metemos en un bol, cubierta con papel transparente, y la dejamos reposar hasta que doble su volumen. Tardará entre una hora y media y 2 horas si las tenemos en un lugar cálido.

Mientras preparamos el relleno, rallamos los ajos con un rallador en trocitos bien bien finos, añadimos la mantequilla a temperatura ambiente y hojas de perejil fresco al gusto. Cuando tengamos todos los ingredientes mezclamos bien para que quede una pasta y la reservamos.

Pasado el tiempo, desgasificamos la masa y la dividimos en 11 porciones del mismo peso (aproximadamente). Aplastamos un cacho y colocamos en medio un poco de la mezcla de ajo y perejil.

Sobre la bandeja del horno con papel de hornear ponemos las bolas formando un árbol de Navidad. Las pintamos con leche y dejamos reposar otra hora u hora y media, hasta que doble el volumen, en mi caso añadí semillas de sésamo y amapola para decorar. En ese momento llevamos al horno a 180º durante 20-25 minutos. Yo no lo precaliento, para que vaya adquiriendo temperatura poco a poco la masa y quede suave y nada crujiente por la superficie.


Cuando esté listo lo ponemos a enfriar sobre una rejilla. Cuando esté casi frío añadimos unas hojas de perejil fresco para decorar y cuando esté completamente frío estará listo para catarlo ;)

lunes, 11 de diciembre de 2017

Brownie navideño de chocolate con alubias (bajo en calorías y sin azúcar)

Buenos días!! Vuelvo rápidamente por aquí para dejaros una receta y para deciros que no sé cuántas más podré poner hasta Navidades, porque estoy a mil en el trabajo (de hecho os escribo esto desde Vitoria!!) así que no tengo tiempo ni de cocinar!!! El brownie que os traigo hoy es una alternativa a los dulces y postres tan calóricos (y tan deliciosos!!) que solemos tomar en Navidad, así si quieres darte un capricho pero sin pegarte un atracón de azúcar y grasas malas este brownie hecho con alubias puede ser una buena opción. Y si sigues mi blog seguro que te suena, ya hicimos un brownie con alubias aquí, este que os traigo hoy es una variante menos jugosa pero igual de deliciosa que nos permite cortar el brownie con formas navideñas, como en árboles de Navidad como estos :D No me digáis que no quedan bonitos!!! Es que el espíritu navideño me envuelve por momentos, jejeje. Lo mejor es que se hace rapidito, se mancha poco y el resultado es delicioso así que espero que os animéis a probarlo :)


Ingredientes:

-100gr harina de trigo
-230gr alubias rojas (cocidas, de bote)
-12gr stevia en granos (podéis poner azúcar normal, unos 80gr)
-1/4 cucharadita de sal
-1 cucharadita de levadura
-100ml leche de avena (o la que uséis normalmente)
-2 cucharadas de cacao puro en polvo
-Trozos de chocolate (80gr)
-Nueces al gusto (yo unos 40gr)
-Chocolate blanco para decorar (100gr, yo sin azúcar)

Preparación:

Ponemos la leche de avena en el vaso de la batidora, la stevia, el cacao, la levadura y la sal y batimos hasta que se integre. Ahora añadimos las alubias escurridas y trituramos todo hasta que quede una pasta consistente pero manejable. Añadimos entonces la harina poco a poco y la vamos integrando con ayuda de unas varillas de mano o una lengua de gato, lo que os resulte más cómodo.

Añadimos la mitad del chocolate en trozos y de las nueces a la masa, mezclamos.

Preparamos un molde cubriéndolo con papel de hornear, yo utilizo uno rectangular para que me salga el brownie bajito y poder cortar porciones con el cortador de galletas. Lo forramos con el papel de hornear y echamos la masa encima. Ponemos ahora el resto de las nueces y los chips de chocolate por toda la superficie.

Lo llevamos al horno a 190º (precalentado) durante 25-35 minutos. Necesitamos que quede bastante hecho, ya que es una masa que de por sí queda cremosa, así que no temáis dadle tiempo en el horno. Lo retiramos del horno y lo dejamos enfriar en el molde. Luego podemos desmoldarlo y cortarlo con el cortador.

Terminamos poniendo todos los trozos sobre un papel de hornear, derretimos el chocolate blanco (al microondas o al baño maría) y con un trozo de papel de hornear hacemos un cono, lo rellenamos con el chocolate derretido y cortamos la punta, decoramos todos los trozos con el chocolate blanco y dejamos enfriar. Una vez fríos ya estarán listos para degustar!! :)

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails