sábado, 11 de febrero de 2017

Tarta de manzana tradicional versión light

Buenos días! Hoy os traigo recetaza! Se trata de la clásica tarta de manzana (aunque hay miles de versiones) pero versionada en plan healthy, es decir, sana. Sin grasas, sin trigo, sin azúcar... pero con todo el sabor de la tradicional tarta de manzana. La receta es una adaptación de la que ha hecho mi madre en casa toda la vida, a su vez adaptada de algún libro bastante antiguo. Originalmente llevaba harina de trigo, huevos enteros, azúcar y mantequilla... pero he querido hacer una versión más sana de esta tarta de manzana, cambiando la mantequilla por puré de plátano, el azúcar por stevia y la harina de trigo por harina de avena... el resultado es fenomenal!! Casi casi idéntica a la original pero muuucho más sana y menos calórica. Ideal para darse un capricho en una tarde de san Valentín, no creéis? ;)



Cómo hacer tarta de manzana tradicional baja en grasas y sin azúcar


Ingredientes (1 tarta pequeña):

-2 claras
-60gr plátano
-4 cucharadas de leche
-40gr harina de avena*
-1 cuharadita de levadura
-20gr stevia en granos
-1 cucharadita de aroma de vainilla (opcional)
-1 manzana roja pequeña

-1 manzana roja para decorar
-Mermelada de vuestro sabor favorito

*Si utilizáis harina de avena con sabor omitid la stevia y la vainilla, ya que estas harinas ya tienen sabor y son dulces.

Preparación:

Lo primero de todo es chafar el plátano hasta conseguir un puré lo más fino posible, yo lo hago con un tenedor, pero podéis hacerlo con la batidora, que es más rápido.

En un bol ponemos las claras de huevo, el plátano y la stevia. Batimos con una varilla de mano hasta que esté todo bien integrado y empiece a coger cuerpo. Entonces añadimos la levadura y la harina, batimos de nuevo hasta que se integren por completo. Por último añadimos la leche, volvemos a batir con cuidado de no salpicar. Cuando tengamos una mezcla homogénea paramos y reservamos.

Cogemos una manzana roja pequeña, la pelamos, la descorazonamos y la cortamos en láminas bien finas. Añadimos la manzana a la mezcla anterior, removemos bien y ponemos la masa en un molde preparado (el mío era desechable, pero si utilizáis un molde metálico o cerámico debéis engrasar y enharinar toda la superficie). Reservamos.

Cogemos una o dos manzanas rojas más, esta vez no las pelamos, las cortamos a la mitad, las descorazonamos y volvemos a cortar en láminas finas. Colocamos la manzana por toda la superficie de la tarta. Cuando hayamos cubierto toda la parte superior llevamos la tarta al horno, previamente calentado, a 180º durante unos 35-45 minutos, hasta que al pinchar con una brocheta ésta salga sin restos de masa. Sacamos del horno y dejamos enfriar.

Cogemos una o dos cucharadas soperas de mermelada, en este caso he utilizado mermelada casera de melocotón con vainilla (receta aquí), trituramos la mermelada (si es que tiene trozos) y le añadimos entre 1 y 2 cucharadas de agua, para hacerla más líquida. Pincelamos toda la tarta ya fría con la mermelada, le dará un sabor dulce y rico, además de dejarla más vistosa.



Espero que os animéis a preparar esta tarta porque es una receta de toda la vida, pero más sana, que se hace en un periquete y que gusta a todo el mundo :D

2 comentarios:

  1. Muy buena idea eso de aligerarla un poco y en esos moldes además te ha quedado bien bonita.

    besos

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails