lunes, 6 de julio de 2015

Tarta de queso y toffe

Buenos días!!! Hoy empiezo la semana con un super desayuno... esta tarta que os traigo hoy!! Y tan feliz, porque es una tarta de queso baja en calorías y sin azúcar, como lo oís. Aunque también podéis hacerla con azúcar y con queso philadelphia si no tenéis que controlar las calorías ;) tenemos opciones para todos los gustos!! El caso es que no sabía si esto saldría bien... así que ayer me puse a experimentar en la cocina qué pasaría al tratar de hacer una cheesecake fitness y el resultado es este, es una tarta básica, de tal forma que cambiando el aroma podéis tener tantas tartas como se os ocurran, además, podríamos añadirle frutas o trocitos de frutos secos por en medio, seguro que quedan genial. La textura es super cremosa y el sabor a toffee es bastante sutil pero muy rico. Si no os gusta el toffee o no tenéis este aroma podéis poner vainilla o incluso ralladura de limón, que quedará super bueno también. Se hace en un periquete, sin necesidad de montar claras ni nada, así que es genial para cuando tienes solo un ratito para cocinar. Además, luego es meterla al horno y dejarla ahí una hora, así que mientras se hacía yo me puse a trabajar un rato... eso sí... con el temporizador al lado que si no.... jejeje. Animaos a prepararla porque os aseguro que está super rica ;)



Ingredientes (molde 18 cm):

-150gr galletas (yo utilicé integrales sin azúcar y sin sal)
-1 cucharadita de margarina
-2 cucharadas de agua

-8 claras de huevo
-300gr queso fresco batido 0%
-125gr yogurt natural desnatado edulcorado
-40gr stevia (también vale otro edulcorante o 130gr de azúcar)
-2 cucharadas de harina de avena (o cualquier otra que tengáis)
-1 cucharadita (o 2 ) de aroma de toffee (o vainilla o el que prefiráis)

Preparación:

Empezamos por la base de la tarta, picamos las galletas hasta dejarlas echas polvo (no importa que queden algunos trozos más grandes), yo lo hago metiéndolas en una bolsa y aplastándolas con un rodillo.

Mezclamos en un bol las galletas con la margarina y el agua, amasamos hasta conseguir una textura de arena mojada, compacta.

Yo cubro la base del molde con papel de hornear antiadherente, para que me resulte más fácil sacar la tarta. Ponemos sobre toda la base una capa de galletas, subiendo un poco por el borde, para que haga de contenedor.

Para el relleno ponemos en un vaso de batidora grande las claras, la stevia (o azúcar), el queso, el yogurt, el aroma y la harina. Removemos un poco y pasamos todo por la batidora, debe quedar una crema de consistencia más bien líquida, sin grumos y ligera. Tenemos que batir bien la mezcla.

Una vez la tengamos, la echamos sobre la base de galletas y llevamos al horno a 160º (precalentado) durante 1 hora aproximadamente, pasado el tiempo, pinchamos con una brocheta, debe salir limpia, o con restos de masa pero cuajada, no líquida. La tarta debe moverse un poco, estilo flan, pero debe estar cuajada, es muy importante no dejarla cruda. Entonces entreabrimos la puerta del horno un poco y dejamos la tarta dentro, con el horno apagado, hasta que se enfríe por completo.

Cuando esté fría la pasamos a la nevera (dentro del molde siempre) y la dejamos hasta el día siguiente. Entonces podemos desmoldarla y comerla ya mismo ;)

5 comentarios:

  1. Qué pintaza!!! La probaré segurísimo, me encanta el corte que tiene :)

    ResponderEliminar
  2. una delicia de tarta madre mía
    un besote

    ResponderEliminar
  3. Para ser light tiene una pinta increíble, olé por estos postres así que son ligeritos y encima deliciosos, yo con tu permiso me llevo un trocito para probarla que adoro las cheesecakes :) 1 besazo enorme!!

    ResponderEliminar
  4. Que tarta tan buena, se ve riquísima. Nos vamos a apuntar la receta.
    Estamos de sorteo en Facebook por nuestros 2000 fans. Si te apetece participar os dejo el enlace.
    https://basicfront.easypromosapp.com/p/198404
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails