sábado, 16 de noviembre de 2013

Pato con manzana, membrillo y san simón; y castaña dulce #santiagoetapas

Buenas tardes! Hoy entrada rapidita que me voy de magosto!! ;) Pero no quería irme sin antes enseñaros las tapas de este fin de semana, hoy tocaron dos, como siempre salado y dulce, en dos locales que no conocía y que me han gustado mucho, así que seguid leyendo que las tapas de hoy no tienen desperdicio :D

En primer lugar me dirigí a la Bodeguilla de Santa Marta (ahora ya conozco los tres locales que tienen) a probar el montadito de pato y manzana con cremoso de San Simón y membrillo. El local me gustó mucho, super moderno, las ventanas sorprenden porque desde fuera están recubiertas de madera pero dentro traspasa mucha luz y no te quita toda la visión, está todo pintado de blanco dando mucha luminosidad, la camarera que me atendió fue super amable y en general todo el ambiente era acogedor. Los tres locales son muy distintos entre sí, y casi se podría decir que van de lo más "enxebre" a lo más moderno, cada uno acorde al barrio en el que está situado, me parece una gran estrategia digna de aplaudir :D En cuanto a la tapa... una delicia! Eso sí, ojo! que es fría! Porque cuando lees el título te esperas que sea algo calentito... pero no, es totalmente fría, quizás incluso demasiado... porque la crema entiendo que tenga que estar refrigerada... pero la carne yo la calentaría un poco, por lo menos hasta ponerla a temperatura ambiente, de lo contrario, el contraste en el paladar desmerece un poco esta tapa de gran calidad. Los sabores son muy ricos, combinan a la perfección y el resultado es una tapa exquisita, fresca, no empalagosa y que merece la pena probarla al menos una vez en la vida ;) Como en la otra Bodeguilla, antes de ponerme la tapa, mientras esperaba, me sirvieron cacahuetes, aceitunas, dos croquetas de marisco y unas lentejitas :D



Por otra parte tenemos el postre, en esta ocasión no conocía el restaurante ni de nombre. Singulario, un local en el ensanche de Santiago que sorprende, super moderno pero acogedor, con plantitas (artificiales...) en las paredes, cuadros con hojas secas dentro (super chulos!) y al fondo una cristalera enorme con cesped artificial, cajitas y un montón de palés en la pared con más plantas, era una monada!! Vamos que el ambiente para mí de 10 y los camareros muy majos y atentos también, podéis ver su página de Facebook aquí. En cuanto a la tapa, la llaman castaña dulce y es un helado de castaña con crujiente de castaña, más bien el crujiente es como una galleta con sabor a castaña. El helado es una locura, si vais a probar esta tapa os recomiendo primero probar el helado sin nada de crujiente, de esta forma podréis apreciar con mayor profundidad el sabor del helado... ese primer bocado me provocó una reminiscencia... volví a mi infancia cuando iba a coger castañas de pequeña y por el camino me comía alguna castaña cruda, con todo ese sabor potente de las castaña y ligeramente amargo de la piel... pues a ese sabor me transportó el helado... después lo saboreas por completo y es un helado de castaña suave, cremoso, fresco, nada empalagoso, totalmente adictivo; de estos que te comes la tarrina de un litro y te quedas tan feliz :P Y el crujiente le queda de maravilla, por lo menos yo adoro los helados con crujiente (bien sea de chocolate, de galleta, etc.) así que en este caso para mí fue una tapa perfecta ;)


5 comentarios:

  1. Unas tapitas tremendas las de hoy, me apunto los sitios para cuando vaya por allí de nuevo. Me ha llamado la atención la salada,

    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Muy interesantes las dos aunque siempre el helado tiene un lugar en mi estómago je, je. Besos.

    ResponderEliminar
  3. No he probado el pato nunca, tiene buena pinta, seguro que me gusta
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Dios mio, espectaculares¡ No sabria porque decidirme...mil besiños y feliz semana.

    ResponderEliminar
  5. Que buena pinta tiene, sin duda una receta deliciosa!
    un beso

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails