domingo, 31 de marzo de 2013

Mona de pascua

Como no podía ser de otra forma hoy toca enseñaros la mona de pascua, pero no las típicas que se ven por ahí con limón, naranja... no, la mona de pascua que se come de donde soy originaria. Es una mona hecha con manteca, el sabor predominante, por tanto, es la manteca. Que yo sepa no lleva ningún otro aromatizante. Es una mona con miga prieta pero que se deshace en la boca, con costra crujiente, redonda, no una rosca, y con uno o más huevos cocidos en medio en función del tamaño. En esta ocasión teñí los huevos porque quedan más vistosos, pero la mona que se vende aquí no lleva huevos teñidos, simplemente cocidos. Es típico que los padrinos o madrinas se la regalen a sus ahijados para que éstos vayan a bendecirla el domingo de Pascua a la iglesia y después degustarla toda la familia junta tras la comida. La verdad es que no puedo decir mucho más de ella, ni de donde viene esta tradición justo en esta zona, ni mucho más acerca de sus ingredientes porque lo desconozco. La receta, de hecho, es totalmente inventada... y hasta que corté la mona no sabía si sería comestible, pero sí, es comestible! Y muy rica, con esa miga que se deshace en la boca :) Aún se puede perfeccionar más, pero de momento os dejo esta, y el año que viene ya se verá ;)



Ingredientes (2 monas pequeñas):

-100ml leche
-100gr manteca de vaca
-350gr harina de fuerza
-12gr levadura fresca
-80gr azúcar
-1 huevo
-1 pizca de sal

-Huevo para pintar
-Azúcar con agua para espolvorear
-Manteca para el hueco
-Huevos cocidos

Preparación:

Hay que hacerla con antelación. Para tenerla lista esta mañana la empecé a hacer ayer a mediodía, los tiempos de levado se pueden acortar, pero yo prefiero hacerlo así.

En un bol mezclamos la harina con el azúcar y la sal. Hacemos un hueco y echamos el huevo, la manteca derretida (no caliente, templada) y la leche. Añadimos la levadura desmigada y comenzamos a amasar. Nos tiene que quedar una masa grasa por la manteca, pero no pegajosa, podéis añadir 10 o 20 gramos más de harina al final del amasado si todavía está algo pegajosa. Cuando tengamos la masa formada la ponemos en un bol y la cubrimos con un trapo, la dejamos reposar 3 horas en un lugar cálido y sin corrientes.

Pasado el tiempo desgasificamos, amasamos de nuevo un poco, formamos una bola, la llevamos al bol cubierta con el trapo y a reposar otras tres horas.

A continuación, desgasificamos de nuevo la masa. Dividimos en dos partes, formamos una bola con cada parte, aplastamos ligeramente el centro (donde irá el huevo) y las ponemos sobre una bandeja de horno con papel antiadherente. Deben doblar el volumen (yo las dejé 8-9 horas, toda la noche, a temperatura ambiente en un lugar sin corrientes).

Cuando hayan crecido (no os asustéis si quedan con arrugas y un poco fofas, no es una masa típica de pan, queda un poco "deforme") pintamos las monas con huevo batido, mezclamos un poco de azúcar con un par de gotas de agua y se lo ponemos por encima. Ponemos dos trocitos de manteca en el hueco donde irá el huevo, y por último ponemos cada huevo en su mona. Cuando el horno esté caliente (180º) metemos las monas y las horneamos 20 minutos. Si a mitad de cocción las monas ya están doradas las cubrimos con papel de aluminio y terminamos de hornear así. Una vez listas las dejamos enfriar sobre una rejilla y cuando estén frías ya se podrán comer :)

13 comentarios:

  1. Que bien te han quedado, además es una tradición muy bonita y estas no se deben perder.

    ResponderEliminar
  2. qué delicia, Yolanda!!! la verdad, nada tiene que ver con la que una encuentra por ahí
    Me llevo tu receta
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Yolanda, me encanta que te hayas tirado a la piscina haciendo tu propia mona con receta inventada. A mi me encanta hacer lo mismo, probar algo que me gusta mucho y sacarlo por mi misma, según los sabores que he identificado al probarlo: esto lleva un poco de esto, un poco de lo otro, y voiláaaa: receta propia!!

    Te ha quedado genial, no me cabe duda que lo perfeccionarás en el próximo intento.

    Besotesssss

    ResponderEliminar
  4. Madre mia que pinta, la de años que hace que no como una mona..., me ha dado morriña :(

    Un besazo!!

    ResponderEliminar
  5. mmm!! que buena pinta tiene,toda una tentación ^^
    besotes!! ;)

    ResponderEliminar
  6. Que buena pintaaaa!!! Y digo yo... en este tiempo... no has hecho torrijas???
    Un beso guapísima. AMV

    ResponderEliminar
  7. Pues mira has probado algo diferente y con sabor intenso, si además el resultado te ha gustado mejor que mejor.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  8. Estupenda tu mona, últimamente no veo sino monas estilo tartas con huevos de chocolate encima, las llaman monas pero son tartas con su relleno y todo, y claro aquí en Gran Canaria no hay tradición de monas y me preguntaba que diferencia había entra una mona y una tarta, así me queda más claro ;) Tiene que estar riquísima ;)

    Un saludo

    Ana

    ResponderEliminar
  9. Di qué sí! Lo mejor son las recetas tradicionales, echas a mano y con sus tiempos. Se nota q le has puesto mucho cariño.
    Gracias por compartir, un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Pues porque dices que es inventada porque nadie lo diría! te ha quedado estupenda y a mi es que estas masas me encantan!

    besos

    ResponderEliminar
  11. Y SI le pones un vasito de anis la asturiana, ya ni te cuento lo buena que esta,saludos.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails